After an extended hiatus, I’m back with an interview of Jainardo Batista, a Puerto Rican singer and percussionist who is a founding member of Mo’ Guajiro. Mo’ Guajiro, besides being the first band that I DJ’ed with, was very important to me and to many fans of tropical music living in New York in the late nineties. They introduced a lot of people to the classic Cuban sones before Buena Vista Social Club blew up. They played a lot of parties that for many of us continue to be the touchstone of Latin parties in New York: Bayamo, Louisiana Bar and Grill, Nell’s, No Moore, La Belle Epoque, Oliva, among many others. Jainardo and I sat down one summer afternoon in 2015 and chatted about how he got into music, what it was like for him in the beginning, how things have changed, and what he listens to when he’s not listening to early Cuban son. Below are some excerpts (in Spanish):

RL: ¿Tú escuchabas música tropical cuando eras joven?

JB: Claro, más bien en la radio. Yo pensaba que, como en Puerto Rico se le llamó siempre salsa, pues yo pensaba que era- tú sabes, nosotros lo hemos tomado como nuestra música, pero si investigamos, esto de la música salsa, yo lo describo como una evolución o una de esas ramas del son. Tú sabes, cuando yo era niño yo pensaba que Oscar de León era puertorriqueño, ¿tú me entiendes?

RL: ¡Yo creo que yo también!

JB: Yo empecé a escuchar y de repente empiezo, tú sabes, las canciones que yo oía en la radio en Puerto Rico, como Rompe Saragüey y eso, pues cuando yo escucho las versiones originales, ahí es que yo me di cuenta, “ah es que esto sale de ahí, esto es música cubana.”

RL: ¿Y tú tocabas salsa y eso en Puerto Rico?

JB: Salsa y eso, todo lo que tú me ves haciendo acá, que tiene que ver con el son y la bomba, la plena, to’ eso yo lo hice acá. Yo creo que yo nunca toqué bomba en Puerto Rico antes de venirme para acá. Después que vine pa’ cá, entonces sí. Inclusive en ese mismo año, en el 94 yo mismo empecé a hacer como un trabajo de investigación propio. Sólo por saber, porque a nosotros no nos enseñan esto en la escuela, ¿me entiendes? La cultura nuestra, y cuestiones que tienen que ver con lo afro-antillano, con la cultura africana en Puerto Rico, eso no, tú sabes, te enseñan cuestiones de historia y eso pero musicalmente yo no me acuerdo que a mí me enseñaran ná. Entonces pues yo mismo por cuenta propia, por curiosidad, yo dije, “bueno, ahora que estoy aquí, como puertorriqueño yo siento como una responsabilidad. Y también quiero saber.” Y esto fue inclusive antes de yo hacerme músico. Empecé, tú sabes, esto fue antes de youtube, cuando no había youtube todavía yo me tenía que tirar pa’ Hunter College, y meterme allí, me enseñaban videos y cosas y cogía información, le sacaba copias para llevármela, para leerla, pa’ conservarla y eso, y así, poco a poco fui aprendiendo un poco de eso. Cuando me puse más, en el año 96, hubo un evento que lo hacían creo que una vez al año que se llamaba “Dos Alas”.

RL: Ah sí.

JB: Un evento en el que tenían un grupo folclórico de Cuba y un grupo folclórico de Puerto Rico. Que lo hacían en Boys Harbor. Cuando yo me metí ahí, yo me fui de lleno con lo puertorriqueño porque lo cubano yo pienso que es un poquito más accesible. Ahora ha habido un, desde yo te diría como desde los 90, yo pienso, que ha habido en la juventud puertorriqueña un despertar y cierta conciencia en lo que son los ritmos nuestros, ¿no? Entonces pues yo me fui de lleno por ahí, con los Cepeda. Porque para mí en ese tiempo específico también era más fácil conseguir lo cubano que lo nuestro mismo.

RL: El volumen de música Cubana es más grande también.

JB: Exacto. Y como te dije anteriormente ya nosotros la cuestión del son y la salsa y eso ya lo hemos hecho nuestro, lo mismo con la rumba, y tú sabes la cantidad de puertorriqueños que se han metido en la santería. Yo siempre pienso que el puertorriqueño siempre ha sido muy amante de la música cubana también, en general. Fíjate que de cada género que ha salido de Cuba, por lo menos ha habido un exponente de Puerto Rico que ha hecho ese género. Hasta en la nueva trova, que está Roy Brown. En cuestiones del songo, Cachete Maldonado y Batacumbele. En cuestiones de Rumba…

RL: ¡Él también!

JB: Él mismo, está…

RL: Yuba Iré…

JB: Yuba Iré, exacto… y gente así. Y en el son y la salsa ni se diga. Y ahora hay grupos que también tienen su onda timbera, los primeros que yo vi fueron la PVC, que eran puertorriqueños todos. Ahí fue donde yo vi a Pirulo por primera vez, que tocaba con ellos.

IMG_2659

RL: ¿Y cuándo tú empiezas a tocar en grupos acá, cuál es tú primer grupo aquí?

JB: Bueno todo empezó en octubre del 95, yo empiezo a trabajar en una tienda de productos naturales en Brooklyn Heights. Ahí yo conocí a Nicolás Woloschuk. Que en ese tiempo era roommate de Aaron Halva…. Decidimos juntarnos un día en el apartamento en el que ellos vivían en Park Slope para ver qué salía de ahí. Entonces en el 96, después que entran varios integrantes, que íbamos tratando de crear un grupo… Ahí es cuando los 5 primeros fundadores éramos Nicolás, Aaron, yo, Tony Devivo e Ian Betancourt. Cuando Nick sale con ese nombre de Mo’ Guajiro nosotros dijimos, pues sí, chévere.

RL: Y ya ustedes habían tomado una decisión de que iba a ser música cubana.

JB: Sí, porque era lo que nos gustaba. Nosotros no estábamos en la onda de estar a la moda, o algo así, porque da la casualidad que en el 97 sale el cd de Buena Vista Social Club y nosotros, sin saber, ya nosotros estamos cantando El Cuarto de Tula un año antes. Claro, eso no es una canción nueva, obviamente, pero ya después de ese disco cuando sale, ya las canciones de ese disco se convierten en los nuevos estándares en este género. Ya no es sólo la Negra Tomasa, Son de la Loma, Guantanamera, ahora pues ya esos pasan a ser los nuevos estándares también.

RL: ¿Y al principio era todo covers?

JB: Sí, era todo covers. Nick tenía una sola canción.

RL: ¿Que él escribió?

JB: Que él escribió. Pero no se grabó nunca. Entonces ya después de eso seguimos así y se empezó a hacer material original, como el que tú escuchaste en el primer disco que hicimos, ahí hay un tema mío, el de Respeta la Percusión.

RL: Ah sí.

JB: Y los otros son así, más bien colectivos y eso.

RL: Y para ti en esa época, ¿cómo era la escena de la música cubana y tropical en Nueva York?

JB: Este, había más sitios para ir a bailar. Y sitios con espacio. Ahora como la ciudad ha cambiado tanto, pues… También, volviendo a lo de Buena Vista Social Club, eso fue como un nuevo boom de música cubana que en verdad nos ayudó a nosotros, ayudó a medio mundo que había salido por ahí, Son de Madre, Pan con Timba, cuanta gente había por ahí.

RL: ¿Había muchos grupos de música cubana en esa época?
JB: No era devastadoramente inmensa la cantidad pero sí habían sus grupos. Nelson González tenía su grupo, que era un muy buen quinteto o sexteto, con el hijo de él, tremendo swing que tenía ese grupo. Estaba Son de Madre que yo fui también uno de los que empezó en ese grupo cuando volvimos nosotros de PR que yo volví de Alemania también que tuve que irme para allá y eso….

RL: ¿Eso fue como en el 2000?

JB: Eso fue en el 2000. Exacto. En el 2000. Y este, Ray Santiago, que siempre estuvo por ahí, que ese es uno que venía tocando esta música desde, válgame… Con Abraham Rodríguez, también estaba el difunto Julián Llano, que ese era la voz increíble esa que hasta cantó con Arsenio Rodríguez.

RL: Ah wow. ¿Él era boricua, no?

JB: De Santurce, sí, cangrejero. No necesitaba ni micrófono ese hombre.

Entonces pues sí, había bastantes grupos. Había un grupo que se llamaba Coco Merensón, un grupo de dominicanos que tocaban son y tocaban sus merenguitos también, también con tremendo swing…

Entonces, volviendo a eso, este… había más actividad, tú me entiendes. Yo lo que digo es que nosotros lo que agarramos fue lo que quedaba, ni las sobras, las migajas de lo que quedaba de los años 70 y 80 del ambiente musical en Nueva York. Porque esos sí que fueron tiempos, según me cuentan, que aunque la ciudad estaba, era bien peligrosa en esos tiempos, pero había mucho ambiente musical. Ya para la década de los 90 ya habían limpiado todo, la ciudad había cambiado muchísimo y parece que no había tanto ambiente musical tampoco, como se daba en los 70 y en los 80…

RL: ¿Cómo se da el viaje de Mo’ Guajiro a Puerto Rico?

JB: Hasta donde yo recuerdo eso tuvo que ver con un experimento que estaba haciendo Juanra Fernandez, el dueño del Nuyorican y Da House, allá en el Viejo San Juan. Ellos estaban aquí y se mudaron para Puerto Rico, y entonces nos sugirieron “mira para que toquen por acá” y no sé qué. Ahí fue cuando nos ponían en el show de las 12 y Juanra estuvo insistiendo con Tommy Muñiz hijo para que pudiéramos abrirle el show a Los Van Van, cuando fueron por segunda vez a PR…. Eso fue en el Heineken Jazz Fest, en el Luis Muñoz Marín….

RL: ¿Y el público en PR, cómo era?

JB: Cuando tocábamos en sitios así como Rumba y eso, yo me acuerdo la primera vez que tocamos, la gente estaba como que pará’, mirándonos… y mirándonos… y ya como para la tercera canción yo salgo y le digo a to’ esa gente “miren señores yo lo siento pero esto es música pa’ bailar, no nos estén estudiando como ratas de laboratorio, bendito. Ya me está dando complejo, ya estoy pensando que soy empanadilla de pizza en la vitrina que ustedes están viendo cuál se quieren comer. Pónganse a bailar ahí, bendito.” Entonces ahí ya la gente reaccionó.

 

_MG_4945
Mo’ Guajiro playing in No’ Moore, I believe

RL: En esa trayectoria desde el 96, aparte del cambio de músicos, ¿ha habido otros cambios en términos de tu enfoque, el gusto que tienen?

JB: Sí definitivamente. Al principio nosotros éramos fieles al son tradicional. En esos tiempos yo no entendía ni aguantaba la música cubana moderna. Como dicen en inglés I couldn’t relate to it. Yo decía “qué es eso, después de tanta buena música que los cubanos han hecho porque ahora han decidido hacer esta música tan mala.” Pero fue cuestión de irme acostumbrando. Tú sabes que contigo fue que yo empecé más o menos a escuchar la música cubana moderna, ahora que lo mencionas, porque una vez cuando yo entré a Louisiana, tú pusiste “Marcando la Distancia” y yo dije “wow eso suena buenísimo,” entonces yo me acerqué a donde ti, no nos conocíamos bien todavía y te dije “oye ¿quién es ese?” Y me dijiste “Manolito y su Trabuco,” y yo dije “mano eso suena bueno.” Yo estaba ya tratando de abrir un poco mi conocimiento en cuanto a la música cubana porque yo lo que decía era “bueno Jainardo, si estás tocando música cubana, son tradicional, o música cubana vieja, como quien dice… que es la fórmula que siempre funciona, déjate de comemierderías, vamos a ver qué está pasando con la música cubana moderna también, para que sepas qué es lo que hay.” Entonces empecé, más o menos, a escuchar una que otra cosa.

RL: Y entonces empiezas a incorporar música más moderna…

JB: Ahí es cuando ya nosotros empezamos, exacto, empezamos a inclinarnos por ahí un poco.

RL: ¿Y eso fue algo que a todos les llamó la atención?

JB: Yo te diría que Tony estaba más abierto a eso. Él nos lo había sugerido pero nosotros todavía no estábamos listos. Entre Aaron, Nick y yo estábamos todavía muy clavaos en el son. Después fue que nos flexibilizamos un poco y ya pa’l 99, ya la cosa estaba como que “OK, ya podemos empezar a experimentar con esto.”

RL: Los discos de ustedes tienen, aparte del son tradicional y eventualmente música más moderna cubana, también, pues obviamente música afrocubana y aparte de eso, Soul…

JB: Afroamericana, sí. Eso es una de las razones por las que Nick salió con el concepto de Mo’ Guajiro. El “Mo’” es el lado americano negro, y el guajiro pues ya tú sabes. Siempre hubo esa idea de hacer algo así entre… Porque Nick también siempre ha cantado mucho R&B, pero obviamente no el R&B moderno de hoy día, sino más bien Bobby Womack, Stevie Wonder, to’ eso. Y experimentábamos con eso también. En el primer disco estaba el bugalú ese que tú escuchaste, en el segundo está, hay un tema que escribió Aaron bien chévere, que se llama “That’s Why,” que es el último tema del segundo CD que hicimos, que tiene una onda así… funkerotimbera también, que empezamos cantando en inglés y después se vira a español… tiene mucha dinámica ese tema, es un tema bien bueno. En el tercer disco, no me acuerdo si teníamos algo así, pero Aaron hizo un Kompa haitiano. Empieza como son y después se convierte como en un Kompa, “Asómese”.

Entonces ya en el cuarto disco le metemos el bolero/balada ese en inglés, que siempre nos hemos inclinado un poquito por ese lado también. Uno que otro tema también se le mete un rapeíto charro de esos míos (risas). Pero eso fue sugerencia de Aaron, y yo bueno, ‘ta bien, yo no soy un rapero, pero vamos a ver…

RL: Hemos tocado el tema un poco de lo que era Nueva York cuando ustedes empezaron, ¿cómo tú ves la escena ahora de la música cubana, tropical en la ciudad?

JB: Definitivamente todavía se da. Pero yo te diría que no es como cuando empezamos. Ahora yo te diría que hay que buscar un poco más los lugares para tocar. Puede ser que influya la manera que manejamos el grupo, pero yo personalmente no creo que es como era antes. Pero yo vengo mucho por el lado de los sitios que tienen espacio para bailar, con ese propósito. Porque hay mucho lugar, pero son pequeños, o uno tiene que estar tocando en restaurantes más bien como música de background, no son sitios específicamente para tocar para un público bailable, más bien es para que la gente se siente y tengan tres gatos ahí como música de fondo. Eso nos ha pasado a nosotros bastante.

RL:¿Tú crees que el público no está saliendo tanto, o crees que es un cambio de demográfica de la ciudad, o crees que la gente ya no baila tanto, hay menos latinos, o la gente no sale tanto…?

JB: Yo creo que es una combinación, porque estamos nosotros que venimos de esa época de mediados de los 90 hasta acá, definitivamente se ha dado un nuevo público y algunas veces cuando la gente de ese tiempo nos encontramos, es como que, “wow nosotros venimos de ese tiempo y ahora mira a esta gente nueva, que está aquí… que es algo completamente natural, tú sabes, que pasa en-

RL: -todas las generaciones.

JB: -en todas las generaciones, en todos los géneros, en todos lados. Yo estoy seguro que eso pasa en la comunidad del tango aquí, eso pasa en la comunidad de la misma salsa boricua dura de los “on 2 ballrooms”, tú me entiendes. Se da en to’s lados. Pero también yo pienso que lo de las torres gemelas influyó mucho, lo de la recesión también, después de lo de las torres, que la cosa como que subió un poco y después volvió a bajar con lo de la recesión como para finales de la primera década de los 2000 que hubo ese bajón también cuando estaba George W. Bush, con la nueva guerra de Irak y eso, tú sabes, todas esas cosas influyen. Porque ya eso viene siendo un bajón global, entonces eso afecta a todos por igual.

Después de ahí, es que empiezan a cerrar los sitios grandes, empieza a llegar gente que empieza a quejarse del ruido de la música que estábamos tocando, creo que en Nell’s se dio un caso así, en Oliva definitivamente, yo no sé si te acuerdas con la vecina de arriba, en otros lugares que tocábamos como trío también había otra señora arriba que creo que era la dueña del edificio y, tú sabes, en cada sitio que nos metíamos teníamos que estar tocando bajito. Bueno, inclusive, uno de esos cambios yo no sé si tú te acuerdas que Danny Rojo estuvo tocando en Oliva también. El tipo tuvo que irse porque ya no aguantaba más el hecho de estar tocando así a nivel de secreto. Nosotros por chiste ya decíamos “Welcome to our library sessions at Oliva restaurant” porque teníamos que tocar así. Eso fue un cambio en la ciudad.

IMG_2576
Funky Guajiros playing in July 2015 in front of the Brooklyn Public Library 

IMG_2661

RL: ¿Cómo tú ves el futuro de la música tropical aquí y tu futuro en la música?

JB: En general, con la música, yo opino que como decía un tema por ahí, el son no se va a morir. Porque ya es una fórmula… Como dice la canción esa “tengo una fórmula que sé que no cambiará” algo así, ¿no? Es una fórmula que funciona, que ha funcionado siempre, que la gente puede digerir y se puede identificar más. Porque inclusive en este mismo círculo, hay mucha gente que no necesariamente le gusta la timba pero le gusta el baile y eso y van porque hay bandas en vivo, que no necesariamente tocan timba, sino, ellos van porque les gusta el son, la timba se pone, pues, en los descansos entre tandas. Se pone son, se pone timba y eso y música cubana moderna porque… tú sabes, ese círculo no es tan grande como lo es en San Francisco, por ejemplo.

RL: ¿Qué música tú escuchas cuando estás en tu casa?
JB: Cuando yo estoy en casa yo estoy escuchando mucho gnawa, que es la música esta de la cultura que existe mayormente en Marruecos. Se da en Argelia y creo que en Túnez también, pero yo creo que es más concentrada en Marruecos. Es esta cultura que es bien parecida a la santería en Cuba, o al Candomblé en Brasil. ¿Tú sabes por qué yo me identifico tanto con eso también? Porque para mí eso es algo, como es de los moros, es como una parte de la historia nuestra como caribeños hispanohablantes en específico, más que nada, que no se nos enseñó nunca. Porque como tú sabes, y tengo que decirlo, le pese a quién le pese, pero se da todavía hoy día que hay muchos españoles que tienen esa riña con los moros porque ellos fueron colonia de los moros por 800 años. Ha llovido con co’. Y escuchando esta música cuando yo voy investigando y me voy dando cuenta de lo parecido que es a la santería vuelvo y me da mi sentido común me dice “ven acá, pues nosotros tenemos de esto también, porque, tú sabes bien que en Puerto Rico se dice (en voz de locutor de programa histórico:) “nosotros venimos de tres raíces: la indígena, la española y la africana”. Yo diría que somos más que eso, somos mucho más que eso, no solamente esas tres. Ya yo me rehúso a creer eso. La raza negra no es necesariamente la tercera raíz en nuestra cultura en el sentido de que, coño, esos españoles que ya vinieron, ya venían mezclaos, 800 años, ¿tú me vas a venir a decir que esa gente eran puros blancos de sangre azul en España? Embuste, esa gente ya venían mezclaos con africanos, con árabes, árabes ya mezclaos con africanos, con judíos… En nuestra genética definitivamente tenemos de árabes. En algún la’o tenemos de judíos. Por eso que hubo en España. Mira los panderos de plena, esos son instrumentos de descendencia islámica. Mira el cuatro puertorriqueño, ese concepto de las cuerdas dobles metálicas, eso viene del oud de toda esa área de allá, que si de Mesopotamia, Irán, Irak, Arabia Saudita, to’ eso. El pandeiro brasilero también, que es como el pandero nuestro pero con los platillitos alrededor, eso es otro instrumento islámico, tú me perdonas. Y cosas como la carne al pincho, eso es shish kebab.

RL: Y en el idioma se ven las influencias también.

JB: Y en el idioma también. Y tú vas a Marruecos y es como estar en el Caribe. Yo te diría que es casi como estar en Cuba y en Puerto Rico en el sentido de que tú encuentras desde el más negro hasta el más blanco… Yo me inclino mucho por esa música, por esa cultura, volviendo a lo que te dije antes, porque es algo que no se me enseñó nunca… Entonces al yo meterme en esto, esa música cuando yo la oigo, depende de quien la toque, me recuerda mucho a ritmos que tenemos nosotros en las Américas. Hay temas que suenan mucho al blues. Hay temas que me recuerdan música afroperuana. Hay temas que me recuerdan, no necesariamente el ritmo pero que me dan el pulso y el feeling de la plena. La música afrocubana, ni se diga, porque lo mismo que se dio en Cuba y en Brasil de ese sincretismo de lo africano con lo católico se da en Marruecos antes, con esta cultura de lo africano ya con lo islámico. Por eso es que es tan parecido también. Es algo que yo me he inclinado mucho, además de que el ritmo me fascina.

Y claro y siempre me da con escuchar mi rapcito, porque tengo hip hop por montones. Yo te puedo decir que en mi colección musical, sin exagerar, yo tengo más hip hop que cualquier otro género.

RL: Wow. ¿Moderno también?

JB: De todo, desde hip hop viejo al moderno y eso, sí. Pero no el que tú oyes por la radio por ahí. Yo soy más de lo que le llaman underground, que es el sonido que siempre me ha gustado.

RL: ¿Qué artistas me podrías decir que más te gustan?
JB: Yo soy fanático de un hombre que se llama KRS-One, que es el vocalista del grupo que se llamaba Boogie Down Productions. Siempre me gustó mucho Public Enemy, y yo escucho de todo. Yo escucho hasta gangsta’ rap, porque me gusta mucho el género en sentido del beat ese hipnótico, lo que le llaman el “hook”, que es como el coro entre versiones, y tú sabes lo que siempre me llamó la atención, lo primero que me llamó la atención de esa música cuando yo me meto en la cultura hip hop que me gustó, fue escuchar a alguien que tú no sabías si estaba hablando o si estaba cantando o al mismo tiempo, era como algo cantado y hablado al mismo tiempo. Hablando rítmicamente y con rimas.

RL: Y a veces con un poco de melodía también.

JB: También, sí. Y eso me llamó la atención, entonces hasta hoy día yo sigo escuchando la cadencia que esa gente saca en ese género musical que mucha gente no lo entiende y pues, es como todo, hay ciertas cosas que no son para todo el mundo.

RL: ¿Y en español te gusta el rap también?

JB: Sí, yo oigo rap de donde sea después que sea bueno. Yo tengo hip hop boricua, cubano, dominicano, alemán, francés, africano… después que sea buen hip hop, yo lo oigo. Hubo un exponente, que en mi opinión fue lo mejor que yo escuché, no solo en hip hop hispano si no en general. Es un chamaco que se llamaba Tyrone Gonzalez, pero su nombre artístico era Canserbero. El tipo recientemente murió en enero de este año (2015). Y me dio una pena increíble porque era un muchacho joven y era buenísimo.

RL: ¿De dónde?
JB: De Maracay, Venezuela. Y el tipo era un exponente increíble, un chamaco joven como de 30 y pico. Lo mejor que yo escuché, en cuanto a estilo, delivery, rima, la manera como se expresaba como rapero. Bien único. Todo. Inclusive las pistas que le hacían que se nota y se oye la base del hip hop pero tiene su propio color, su propio sello.

By the way, if you want to see Jainardo perform, his group Kumbakín will perform on July 8, 2017 at Guadalupe Inn in Brooklyn from 8:00 pm-11:00 pm and later that night at Drom in Manhattan for the Brasil loves Cuba party.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s